Si no te animás a adoptar...
¡Sumate a nuestra red de tránsitos!

Ser casa de tránsito implica cuidar un flojito por el tiempo que puedas con todos los gastos cubiertos.